Emergencia humanitaria en África Central

«La situación es absolutamente catastrófica. Vivir en Sudán es poco menos que una pesadilla.  Los niveles récord de hambre, las necesidades humanitarias y las señales de conflicto no disminuyen, y no parece que haya pasos concretos en un futuro próximo que indiquen la posibilidad de un acuerdo de paz duradero». Habla con Sir desde Port Sudan, Leni Kinzli, responsable de comunicación en Sudán del Programa Mundial de Alimentos, el programa de las Naciones Unidas que interviene en zonas de conflicto y emergencias para suministrar alimentos y productos altamente nutritivos. En abril se cumplirá un año del comienzo del conflicto entre el ejército regular y los paramilitares de las Fuerzas de Apoyo Rápido, herederas de las tristemente célebres milicias Janjaweed que masacraron a civiles en Darfur. La guerra civil ha dejado al menos 15.000 muertos y casi 8 millones de personas que huyen de los combates entre desplazados internos y refugiados en los países vecinos. Los combates continúan a pesar del llamamiento del Consejo de Seguridad de la ONU a un alto el fuego durante el periodo del Ramadán. Para el PMA, el mayor desafío es el espectro de la inminente carestía. Hay 18 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria y al menos 220.000 niños en riesgo de inanición.  «Nos dirigimos hacia la temporada de escasez, que en Sudán suele comenzar en mayo, cuando la disponibilidad de alimentos disminuye y las reservas se agotan. Millones de personas se enfrentan al hambre y no saben cómo conseguir su próxima comida», afirma Kinzli. «La situación empeorará exponencialmente», advierte. «La cosecha de este año ha sido significativamente inferior a la media: la producción de cultivos básicos como el sorgo, el mijo y el trigo se ha reducido en un 40% en comparación con el año pasado. Así que nos enfrentamos a una catástrofe alimentaria inminente si el PMA y otras agencias humanitarias no son capaces de proporcionar ayuda». Un trabajo peligroso en medio de mil dificultades.  El Pma trabaja sin descanso para proporcionar ayuda alimentaria y nutricional de emergencia a las personas más afectadas, pero se enfrenta a grandes dificultades para hacer llegar la ayuda. El primer día de la guerra tres empleados murieron en un accidente en el norte de Darfur y tuvieron que suspender las operaciones durante un par de semanas. Desde el comienzo del conflicto, muchas de sus oficinas y almacenes, especialmente en la región de Darfur, han sido invadidos y saqueados. Cuando los combates desde la capital, Jartum, se trasladaron a Wad Madani, en el estado de Yazira, tuvieron que suspender de nuevo sus operaciones. «Cuando hay ataques aéreos, bombardeos y combates callejeros en lugares como Jartum, Wad Madani y en toda la región de Darfur, no podemos operar con seguridad -afirma-, por lo que la situación es increíblemente volátil e impredecible». Para intentar proteger la vida de sus operadores, el Wpf sigue las disposiciones de seguridad del sistema de las Naciones Unidas, del Departamento de Seguridad de la ONU. Pero varios transportistas y conductores con los que trabajan para entregar la ayuda alimentaria corren graves riesgos: «Cuando intentan cruzar varios puestos de control para tratar de entregar la ayuda en el frente, reciben amenazas». En estos momentos, la situación es muy peligrosa para los trabajadores humanitarios. Los que trabajan sobre el terreno se enfrentan a obstáculos constantes, «desde limitaciones de acceso hasta falta de libertad de movimientos, impedimentos burocráticos y largos procesos de despacho de aduanas». Los continuos combates dificultan enormemente la prestación de ayuda a las personas atrapadas en los focos de conflicto, especialmente en Jartum, Kordofán, Darfur y el estado de Yazira. «Hacemos todo lo que podemos, pero necesitamos una situación más favorable y ampliar el espacio humanitario para poder prestar ayuda», afirma. «Vivir en Sudán es una pesadilla». «El nivel de pesadilla impacta de forma diferente en cada persona – continúa la trabajadora humanitaria -, pero no hay una sola persona en este país que no esté profundamente afectada por la guerra. Millones y millones de personas perdieron sus hogares en Jartum, huyeron lejos y volvieron a verse desplazadas cuando estalló el conflicto en diciembre en Wad Madani, a unos 200 kilómetros al sureste de Jartum». La gente está traumatizada: «Han perdido sus recuerdos y sus vidas, han tenido que vender todo lo que tenían para huir en busca de seguridad. El nivel de frustración es muy alto, no entienden o son incapaces de entender cómo y por qué se produjo esta guerra». Apagones continuos, difícil supervivencia y escuelas cerradas durante un año. Una de las mayores dificultades para la gente, dados los frecuentes y prolongados cortes de comunicación, es mantenerse en contacto con los familiares que aún no han conseguido ponerse a salvo. «El mayor problema es que los recursos de todos están al límite, sobre todo en las zonas calientes del conflicto: muchas familias que tenían casas o lugares donde alojarse fuera de las zonas donde se desarrollan los combates acogen ahora a otros muchos familiares que han huido». Otro aspecto muy grave es que todas las escuelas llevan cerradas casi un año. «Los padres están muy preocupados por la educación de sus hijos y de las generaciones futuras. Desde que empezó la guerra, los efectos a largo plazo de este conflicto en la población apenas están empezando a emerger».

Marcelo Marquez

Related Post