Mercedes y otros fabricantes alemanes apuestan por el lujo

Mercedes y otros fabricantes alemanes apuestan por el lujo

27 junio, 2022 Off By Gazzettino Italiano Patagónico

Por Christian Böhmer (dpa)

Stuttgart, 27 jun (dpa) – Cuando el director general de Mercedes-Benz, Ola Källenius, habla de lujo, le gusta mencionar como ejemplo el bolso Birkin del especialista en cuero parisino Hermès.

El accesorio solo puede ser pedido en la tienda y la oferta es escasa. Los clientes deben esperar mucho tiempo hasta conseguirlo. ¿Puede ser este un modelo de negocio para el fabricante de coches?

Källenius dirige su empresa con la meta de obtener ganancias, y el directivo sueco ya declaró el lujo como estrategia. El grupo de la estrella quiere crecer sobre todo con coches más caros y limitar considerablemente la oferta de modelos más pequeños.

Mercedes-Benz no es la única que persigue esta estrategia en el sector, que está bajo fuerte presión debido a la costosa transición hacia los motores eléctricos, más respetuosos con el medio ambiente.

En el futuro también Audi, subsidiaria de Volkswagen, quiere hacer más dinero con coches de lujo y dejar de construir los modelos más pequeños, como anunció el jefe de la junta directiva, Markus Duesmann.

BMW dejará de fabricar el modelo eléctrico compacto i3, pero ofrece alternativas a sus clientes en este segmento con el Mini eléctrico y el BMW iX1 eléctrico a partir de 2023. La empresa de Múnich hace tiempo que juega en la primera división con su subsidiaria Rolls-Royce.

La idea detrás de esta estrategia del lujo es la siguiente: el margen de ganancia de los SUVs y los automóviles más grandes es mayor que el de los compactos. Eso también llevó ya durante la crisis de los chips a que los fabricantes destinaran los escasos recursos a la clase superior. Se fabricaba sobre todo lo que daba muchas ganancias.

En el mercado, sin embargo, eso llevó enseguida a una enorme demanda de coches pequeños más asequibles.

La empresa no comentó en detalle informaciones según las cuales Mercedes dejaría de fabricar el Clase A a mediados de la década, como informó hoy el diario “Handelsblatt”. Pero los expertos creen que a la larga los menos rentables Clase A y Clase B desaparecerán. 

Källenius calcula que la cifra de personas ricas crecerá a nivel mundial. La guerra en Ucrania, la inflación y la preocupación por la coyuntura no cambian esta evolución.

El proceso está encauzado. Así, el italiano Marco Gobbetti, jefe de la casa de moda Salvatore Ferragamo, ya está en el consejo de administración de Mercedes.

Claro que hay riesgos. “La marca puede perder aceptación social”, advierten los analistas. Además, se hará más dependiente aún de su mercado más importante, China. A largo plazo se verá si la apuesta valió la pena.

Los coches de las marcas Audi, BMW y Mercedes son considerados casi en todos los lugares objetos de lujo, aun cuando los vehículos sean menos glamourosos que los de otras marcas.

“El lujo alemán es un lujo no ostentoso. Es lujo de buena manufactura y tecnología”, explica el experto en marketing Fernando Fastoso. “Alemania representa además una producción atenta a las exigencias ambientales, sustentable, lo que también le puede venir bien al lujo germano”.