Cierres por variante ómicrom serían traumáticos para el consumo de café: dirigente cafetero de Colombia

Cierres por variante ómicrom serían traumáticos para el consumo de café: dirigente cafetero de Colombia

30 noviembre, 2021 Off By Gazzettino Italiano Patagónico

“Estamos por entrar a diciembre y todos los embarques están al día y todos los pagos a los exportadores también”, afirmó Vélez en su oficina del norte de Bogotá, antes de iniciar el Congreso Nacional de Cafeteros para analizar los logros del año y los retos del 2022 que se buscarán mantener la calidad y la sostenibilidad del sector.

BOGOTÁ, 30 nov (Reuters) – Los eventuales cierres como consecuencia de la variante ómicron del COVID-19 serían traumáticos para el consumo y la industria mundial del café, dijo el martes el principal dirigente cafetero de Colombia al anunciar una caída de la cosecha del país sudamericano en 2021 debido a las fuertes lluvias.

Mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que cualquier aumento de las infecciones por la nueva mutación podría tener graves consecuencias, países como Japón cerraron sus fronteras a los extranjeros y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, instó a usar mascarillas en interiores y en lugares públicos.

“El temor es nuevamente el cierre de las economías y que volvamos otra vez a un mundo en donde el café tenga espacio solamente en el consumo de los hogares”, dijo en una entrevista con Reuters el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, Roberto Vélez.

“Cualquier cierre ocasiona traumatismos al consumo del café en general”, aseguró al destacar que las primeras restricciones por la pandemia de coronavirus provocaron un aumento de la demanda por un producto de calidad pese a la caída del consumo.

El dirigente anunció que Colombia, el primer productor mundial de arábigo lavado, se puso al día con los embarques de café después de un retraso de hasta un millón de sacos debido a los bloqueos de carreteras durante las protestas sociales en el país sudamericano entre finales de abril y mediados de junio.

“Estamos por entrar a diciembre y todos los embarques están al día y todos los pagos a los exportadores también”, afirmó Vélez en su oficina del norte de Bogotá, antes de iniciar el Congreso Nacional de Cafeteros para analizar los logros del año y los retos del 2022 que se buscarán mantener la calidad y la sostenibilidad del sector.

El dirigente dijo que pese a las quejas por los retrasos, la situación se solucionó con una visita que hizo a Estados Unidos para ofrecer excusas por los incumplimientos en las que algunos clientes le manifestaron que “el café colombiano no tiene reemplazo” y que hay espacio para seguir creciendo.

MENOR PRODUCCIÓN POR LLUVIAS

Debido al fenómeno de La Niña, el país enfrenta actualmente una fuerte temporada de lluvias que retrasa la floración y la producción de los cafetos, como sucedió en el primer semestre, lo que provocará una caída de la cosecha a niveles de entre 13 millones y 13,5 millones de sacos, aseguró Vélez.

Colombia registró en 2020 una cosecha de 13,9 millones de sacos de 60 kilos, un 6% por debajo de los 14,8 millones de sacos en 2019 cuando logró la mayor producción en 27 años.

“Entre 13 y 13,5 millones, yo creo que ese va a ser el cierre del año civil 2021 que está muy por debajo, si uno mira los cierres de los últimos seis años, el promedio era de 14,1 y 14,2 millones de sacos, estamos hablando de casi un millón de sacos menos”, afirmó Vélez, quien aseguró que las exportaciones se mantendrán entre 12 millones y 12,5 millones de sacos.

Las exportaciones de café de Colombia alcanzaron 12,5 millones de sacos en 2020.

Pese a que los precios mundiales del café se dispararon este año, principalmente debido al clima adverso en Brasil, el gerente de la federación de cafeteros aseguró que Colombia no vive una “bonanza” sino un buen momento respaldado por una prima de calidad y la devaluación del peso frente al dólar.

En la Bolsa de Nueva York la libra de café colombiano cerró el lunes en 2,33 dólares por libra.

Vélez pronosticó un déficit en el suministro mundial de unos 10 millones de sacos en 2022, principalmente por los problemas de clima de Brasil, mientras que los precios posiblemente se mantendrán en niveles similares a los de este año.

El líder del gremio de los cafeteros descartó un incremento del área sembrada en Colombia para atender el déficit de suministros y la mayor demanda, mientras aseguró que la apuesta de largo plazo es a mantener la calidad y la productividad de 19 sacos por hectárea.

Colombia, el tercer productor mundial de café después de Brasil y Vietnam, tiene cultivadas 840.000 hectáreas con cafetales y alrededor de 500.000 familias dependen de esa actividad.