Científicos alemanes crean neumáticos con caucho de diente de león

Científicos alemanes crean neumáticos con caucho de diente de león

17 noviembre, 2021 Off By Gazzettino Italiano Patagónico

Münster (Alemania), 17 nov (dpa) – Científicos alemanes se propusieron producir neumáticos para autos y bicicletas de forma sostenible a base del caucho que se obtiene de la planta diente de león y las primeras ruedas ya salieron a la venta. 

El proyecto de los investigadores de la Universidad de Münster fue nominado al Premio Alemán del Futuro. 

El galardón, dotado con 250.000 euros (284.000 dólares), será entregado el miércoles por el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier. 

Los científicos tendrán una fuerte competencia, ya que entre los nominados se encuentran los creadores de la vacuna de ARN mensajero contra el coronavirus, del laboratorio biotecnológico alemán Biontech, con sede en Maguncia. 

Los biólogos moleculares Dirk Prüfer y Christian Schulze Gronver trabajan desde hace unos diez años con el caucho obtenido del diente de león. La idea en sí no es nueva, porque ya hace unos 90 años que se descubrió que el diente de león ruso podía ser una fuente de caucho y una alternativa al árbol del caucho (Hevea Brasiliensis). 

En la actualidad, los científicos de Münster investigan principalmente la cuestión de cómo se pueden aumentar todos los pasos del proceso para lograr una producción competitiva, por ejemplo en el cultivo del diente de león.

“¿Cómo puede un agricultor sembrar esto y cuál es la mejor manera de cosecharlo al final? Eso es lo que hemos investigado”, explica Gronover.

Y luego la pregunta es: “¿Cómo extraemos el caucho del diente de león?”, señala Prüfer. No es posible hacerlo rascando las raíces, como en el caso de los árboles de caucho, ya que las raíces tienen que ser procesadas mecánicamente.

El resultado final es una mezcla de agua y caucho. Como las dos sustancias no se mezclan, pueden separarse fácilmente sin necesidad de disolventes.

Los agricultores cosechan una tonelada de caucho por hectárea del diente de león ruso, un rendimiento que, según los científicos alemanes, es similar al que se obtiene en los trópicos.

En la actualidad, el diente de león se cultiva sobre todo en el sur de Alemania y en Mecklemburgo-Pomerania Occidental, en el noroeste, donde muchos agricultores tienen que acostumbrarse primero a la idea de cultivar esta hierba. “Se supone que deben cultivar algo que, en realidad, sería tratado como una mala hierba”, dice Prüfer.

Las flores del diente de león ruso son más pequeñas, pero más numerosas. Crecen de forma muy plana, por lo que el objetivo de los nuevos cultivos es que las planteas sean más altas para poder extraerlas mejor de la tierra.

La planta en su estado salvaje posee una proporción del uno al dos por ciento de caucho, mientras que en las cultivadas el porcentaje de caucho crece hasta entre un 15 y un 20 por ciento. 

Después de la cosecha aparecen otras cuestiones en primer plano, como por ejemplo que cuando madure, el caucho del diente de león tenga las propiedades adecuadas.

“En la producción, todo gira en torno al triángulo del desgaste, el efecto de frenado y la resistencia”, dice Schulze Gronover.

Si se cambia uno de los aspectos, tiene consecuencias para el otro. “El objetivo siempre ha sido reducir la abrasión. Lo hemos conseguido en los últimos años. Ha mejorado entre un 30 y un 40 por ciento”. Un éxito para el medio ambiente.

Según la Agencia Federal de Medio Ambiente, con sede en Dessau, cada año se liberan en el medio ambiente toneladas de plásticos por la abrasión de los neumáticos, que también es una fuente importante de partículas finas.

El caucho que se cultiva ahora ya es suficiente para la producción de neumáticos de bicicleta.

En tanto, el rendimiento aún no alcanza para fabricar neumáticos grandes, que demandan una cantidad mayor de materia prima.

“A los fabricantes les preocupa que la producción se desplome tras los años de mala cosecha. Por eso quieren llenar primero sus depósitos”, explica Prüfer. El año 2020 fue demasiado seco y dejó una mala cosecha.